Google asigna su tiempo Project Zero para encontrar problemas de seguridad y lagunas en los productos de otras compañías, y son bastante efectivos en lo que hacen. Ahora, Google ha hecho público un problema de seguridad de nivel medio dentro del navegador Edge de Microsoft. La vulnerabilidad se descubrió por primera vez en noviembre.